dimecres, 9 de març de 2005

Temps

Sempre m'han interessat les paradoxes que hi ha darrere dels viatges en el temps. Recordo fa temps una discusió que vaig tenir sobre un llibre en el que es descobrien unes equacions a través de les quals es podia viatjar pel temps. Però només es podia viatjar al futur, però no al passat. Malgrat tot, al llibre, la gent anava al futur i tornava. I jo deia que això era impossible, perquè, un cop ets al futur, tornar a la teva època és viatjar al passat. Hagués volgut discutir-ho amb l'autor, però és una cosa que no podré fer mai, perquè l'autor va morir fa anys.

Avui, però, us deixo amb un fragment d'un llibre que estic llegint. Si algú és capaç de saber de quin llibre parlo, tindrà la meva admiració.

El que segueix a continuació és la resposta que dóna una persona a una altra a la pregunta: "Què li pot passar a algú que viatjant en el temps es trobi a sí mateix?"

Per entendre el fragment, diré que el "fisio-tiempo" és el temps fisiològic de la persona, en el sentit que si viatges pel temps, tu pots anar endavant i endarrere en el temps, però pel teu cos va passant el temps, i aquest és el fisio-temps.


- Veamos los cuatro casos que puede plantear tal situación. Llamemos A al hombre que llegó primero en el fisio-tiempo, y B al que llegó después. Primer caso, A y B no llegan a verse el uno al otro, ni hacen nada que pueda afectar en forma significativa a cualquiera de los dos. En tal caso, en realidad no se han encontrado y podemos considerar la situación como trivial.
O bien B, el que llegó el último, puede ver a A mientras A no ve a B. Aquí tampoco pueden esperarse consecuencias serias. B, al ver a A, lo ve en una posición y ocupado en actividades de las que ya tenía conocimiento. No hay ninguna complicación nueva. La tercera y cuarta posibilidades consisten en que A vea a B, mientras B no ve a A, o que A y B se vean el uno al otro. En cada una de estas posibilidades, el punto crucial está en que A ha visto a B; el que el hombre del pasado se ha visto a sí mismo en el futuro. Fíjense en que así averigua que seguirá vivo hasta la edad aparente de B. Sabe que vivirá lo bastante para poder realizar la acción de que ha sido testigo. Un hombre que conozca su propio futuro, aunque sea en el más pequeño detalle, puede actuar con arreglo a tal seguridad y, por tanto, cambiar su propio porvenir. Se comprende que la Realidad debe cambiar para impedir que A y B se encuentren, o por lo menos para hacer impossible que A vea a B. Entonces, y dado que nada de lo sucedido en una Realidad que ha sufrido un Cambio tienen efectos posteriores, A nunca se ha encontrado con B. Igualmente, en cada una de las aparentes paradojas del viaje en el Tiempo, la Realidad siempre cambia por sí misma para evitar tales paradojas, y llegamos a la conclusión de que no existen paradojas en el viaje a través del Tiempo, y de que no pueden existir nunca.